TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA LIMPIEZA FACIAL

En el mundo del cuidado de la piel existen diversas clases de productos, cada uno con funciones específicas que contribuyen a mejorar tanto internamente como la apariencia externa de nuestro rostro. Entre éstos se encuntran los limpiadores faciales, diseñados y formulados para cada tipo de piel.

Estos son algunos de los más conocidos, y a continuación, te explicaremos brevemente su uso y algunas ideas sobre ellos:

  • Jabones de barra: Pueden ser agresivos e interferir con los aceites naturales del rostro, afectando la barrera natural de la piel. Es mejor evitarlos, especialmente los jabones “neutros”, a menos que sean específicamente para el rostro, dermatológicos y suaves.
  • Jabones espumosos: son buenos para piel con acné o grasa.
  • Jabones no espumosos: alternativa suave para piel sensible y seca.
  • Agua Micelar: es útil cuando no hay agua disponible o como parte de la primer limpieza para retirar el maquillaje, seguido por algún jabón suave.
  • Leches y tónicos: se usan usualmente después de la limpieza con un algodón.
  • Aceites: recomendados sólo para pieles secas ya que pueden promover la formación de puntos negros
    y brotes.

Así mismo, estas son algunas recomendaciones que puedes emplear cuando apliques alguno de los limpiadores en tu rostro:

  • Limpiar la cara por las mañanas y las noches.
  • Si usas agua, la temperatura debe estar siempre tibia. Evita el agua muy caliente o fría.
  • NUNCA apliques un producto de limpieza facial directamente en la cara seca.
  • El uso de toallitas desmaquillantes son un NO a menos que las utilices como último recurso (Gym, «On
    the Go”)
  • SIEMPRE usa una toalla facial para secar gentilmente tu cara (evita usar la toalla que usaste al bañarte). No talles tu piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.